Más allá de la cosmética vegana

Quienes han hecho del respeto absoluto a los animales una norma inquebrantable tienen claro que ningún producto ni sustancia procedente de su explotación puede estar presente en lo que comen o utilizan. Son los veganos y aunque mucha gente los confunde con los vegetarianos, la verdad es que sus posturas están muy alejadas en cuanto a costumbres se refiere. Mientras que, generalmente, los segundos siguen una dieta libre de productos de origen animal, más o menos estricta, los veganos convierten ese rechazo a una forma de vida.

En principio, eran consumidores alternativos, pero en los últimos tiempos la comunidad no deja de crecer y, al igual que los restaurantes y tiendas de comida han sufrido una explosión, la industria dedicada a cumplir con sus exigencias hace lo propio. Uno de los sectores que más ha crecido ha sido el de la cosmética: cada vez hay más firmas que lanzan al mercado maquillajes, labiales, pintauñas… Productos que aunque están destinados al público vegano, son una opción elegida por muchas, aunque no seamos veganas. Dos de mis firmas preferidas son Zwilling y Tweezerman, que recientemente nos han presentado sus novedades veganas.

Rosa Collado, health and emotional coach

Rosa Collado, health and emotional coach y titulada en dietética y nutrición, nos habló de veganismo. Como ella dice, significa que, por convicción, devoción o consciencia, la persona ha decido no consumir ningún alimento de origen animal, en ninguna de sus variantes, ni huevos, ni lácteos, ni miel y decide alimentarse exclusivamente a base de frutas, verduras, semillas y frutos secos y cereales.

En cuanto a la pregunta inevitable sobre las ventajas de este modo de vida, la propia Roda afirma que realmente a veces no todo son ventajas, pero en esta vida todo depende del punto de vista con que lo mires: “Para mí siempre han sido ventajas: es una filosofía de vida, una actitud. Me siento más activa, con energía, me encanta buscar nuevos sabores y nuevas formas de comer. Os recomiendo el mundo crudivegano, es apasionante. Siento que respeto mi entorno, siento que me cuido, y siempre es positivo. Actualmente estamos en un momento de impulso total. Cada vez hay más personas que entienden que la comida vegetal es la fuente básica de una alimentación saludable y lo ven como alternativa firme. También es cierto, y lo digo con tristeza, que otro gran porcentaje busca alternativas en lo vegano, al deteriorado de los alimentos que han formado parte de nuestra alimentación como cultura de país, como son las carnes”.

Si estás pensando en dar el paso de no vegano a vegano, recuerda que los cambios siempre han de ser con gran entusiasmo y convicción. Rosa aconseja que “todo necesita su tiempo de adaptación y de experiencia empírica, para ver cómo nos sentimos. Yo siempre recomiendo un paso previo, que es cambiar o reducir grupos de alimentos que nos generan problemas importantes en nuestra salud, que nos tienen enganchados. Un ejemplo son los lácteos, las harinas, los procesados, carnes rojas, y los azúcares, e ir buscando alternativas más saludables y veganas. Después ya haremos el gran salto, si es lo que sentimos y deseamos”.

SET DE MANICURA VEGANO
Una lima, de zafiro una tijera de uñas y una pinza de depilar presentadas en un estuche vegano, elaborado en corcho, resistente y de producción sostenible. Es la propuesta vegana de Zwilling para tus uñas (79,95€)

Puntos de venta: En el Corte Inglés, tiendas propias y shop online www.zwilling.es

BROCHAS PARA TODAS LAS NECESIDADES
Otra propuesta vegana que me encanta son las nuevas brochas Brush IQ de Tweezerman (www.tweezerman.es) se convierten en el aliado perfecto para quienes buscan incorporar a su maquillaje productos vegan-friendly. Sus filamentos Natrafil®, fabricados en exclusiva para Tweezerman, aúnan los beneficios de las fibras sintéticas convencionales con las de origen animal pero sin sus inconvenientes. Las fibras elegidas para estas brochas marcan la diferencia entre las Brush IQ de cualquier otra brocha del mercado. Sus beneficios son múltiples frente a las fibras convencionales tanto sintéticas como de origen animal.

Con respecto a las de origen animal, su principal beneficio es sin duda la ausencia de crueldad en su elaboración. Además, algunas de origen animal son más ásperas al tacto. Las sintéticas convencionales suelen tener problemas como que se endurecen las fibras con el paso del tiempo. Además, su lavado conlleva horas de secado. Todos los pinceles y brochas de esta colección son altamente higiénicos, sin reacciones posibles en pieles sensibles. Sirven tanto para polvos como para maquillaje líquido o en crema e incluso con eyeliner y delineador de labios.

Los precios están muy ajustados y van desde los 14 € de la brocha biselada a los 34,90€ de la brocha de polvos, pasando por los 15€ de las brochas de sombra y correctora, y los 19 € de la brocha difuminadora y de la brocha para corrector. Un auténtico lujo al alcance de todos los bolsillos. ¡Tienes que probarlas, son una maravilla!

¿Qué os parecen estas propuestas veganas?