LUI, un perfume diferente

Los perfumes de Guerlain pueden gustar o no, pero está claro que nunca dejan indiferente. El más nuevo se llama LUI y es unisex. Ante la pregunta de por qué elegir, los maestros perfumistas de la firma nos dicen que el género no es algo determinado, sino un juego en el que todo el mundo puede reinventar las reglas, cambiar los códigos y difuminar las líneas entre feminidad y masculinidad, para pasar de una a otra y reinventarse día a día. La fluidez de los géneros es un estado de espíritu que tiene su origen en los locos años veinte… cuando las mujeres se atrevieron a llevar pantalones por primera vez, un corte de pelo garçonne y un cigarro entre los labios. Hoy día el mismo deseo de libertad, inspira a una generación entera que quiere liberarse de las divisiones tradicionales y romper los estereotipos para afirmar cada faceta de su identidad. Esta corriente de audacia creativa ha aportado a Guerlain la idea de un inconfundible aroma universal.

LUI es una fragancia a la que le gusta difuminar los límites. Sin ser completamente femenina, ni completamente masculina, sino ambas al mismo tiempo. Su ambiguo halo se basa en el benjuí: un ingrediente que también presenta numerosas facetas. Floral, picante y a su vez amaderada. Esta resina se revela en toda su complejidad como creación ideada por Delphine Jelk (Perfumista Guerlain) bajo la dirección creativa de Thierry Wasser (Maestro Perfumista Guerlain) Tras la salida que mezcla suaves notas de pera con picantes notas de clavero, el benjuí se funde con los acordes empolvados y especiados del clavel. Una mezcla inesperada y armoniosa con una flor andrógina, que a veces se representa en los ojales de los hombres. El benjuí se revela en una dimensión más oscura, más intensa, y vibrante sobre notas de cuero con acentos ahumados y leñosos. La vainilla y los almizcles blancos lo transportan a una cómoda sensualidad. Es ambigua por naturaleza, compleja por esencia. Sin embargo, es al contacto con la piel cuando revela lo mejor de su carácter. Una alquimia singular, única como ninguna, que se distingue tanto por sus envolventes notas florales empolvadas como por la profundidad de sus efectos amaderados, picantes y de cuero.

Un elegante frasco cuadrado lacado en negro y esquinas biseladas. Una alargada y elegante etiqueta negra donde destacan tres letras gráficas inspiradas en la corriente Art Decó. El frasco toma su estética de una creación histórica del patrimonio de Guerlain: LUI, un aldehído floral suntuoso creado por Jacques Guerlain en 1929, envuelve la emancipación de las mujeres en el aroma de la libertad. Un guiño moderno a esta icónica fragancia en la que LUI se ha inspirado no sólo en su nombre en forma de anagrama, sino en el objeto que lo contiene, atemporal y sobrio.

¿Estás pensando en regalar un perfume estas Navidades? No lo dudes…

Anuncios